Viernes 28 de noviembre de 2014
 Jaliscienses, en pie de lucha contra presa Zapotillo
El Universal online-Top,Left - Fotogalería

María del Consuelo Carvajal vive en los Altos de Jalisco, es tendera y tiene su negocio en Temacapulin, una tienda que concentra la historia local y de la lucha del pueblo contra la construcción de la presa Zapotillo. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

La comunidad lleva siete años en resistencia porque se niega a desaparecer bajo las aguas de la presa. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

En esta región jalisciense se han realizado reuniones, marchas, protestas y hasta rezos para impedir que siga la construcción de la obra. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

Las poblaciones afectadas son Temaca, Palmarejo y Acasico, donde más de 400 moradores se han negado a ser reubicados. Dicen que defenderán su patrimonio "hasta las últimas consecuencias". FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

Raúl Iglesias, director general del Organismo Cuenca Lerma Santiago Pacífico de la Conagua, advierte que se procederá con decretos de expropiación si la gente no quiere salir. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

Mientras la construcción de la presa lleva un avance del 45 por ciento, la gente continúa su lucha con un proceso jurídico y hasta con rezos a la Virgen de los Remedios. Algunos esperan un milagro y elevan sus oraciones a la Virgen de Guadalupe. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

El largo proceso de resistencia también ha provocado enfermedades e incluso la muerte. El doctor Jorge Gutiérrez documentó el deceso de 26 personas de 2005 a 2010 por causas directas del proceso de construcción de la presa. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

De los 26 fallecimientos, 19 se debieron a daños en el corazón. Y la gente sigue enfermándose. Especialistas advierten el aumento de estrés crónico, hipertensión y depresión con síntomas de ansiedad, preocupación y tristeza. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

En siete años, la población ha interpuesto 15 amparos federales. El año pasado ganaron un amparo federal contra la construcción de la obra. Sin embargo, las autoridades estatales y federales interpusieron un recurso de revisión que será resuelto próximamente por el Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

Al principio, la información oficial que recibió la comunidad era que la cortina de la presa tendría una altura de 80 metros, por lo que en Temaca se harían unos diques para no inundarlo. Pero después, a sus habitantes supieron que la altura de la cortina aumentaría a 105 metros y el pueblo quedaría bajo las aguas. Ahora piden un milagro. FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL

Enviar a un amigo