Domingo 25 de agosto de 2019
 Migrantes, nada los detiene para llegar a la frontera
El Universal online-Top,Left - Fotogalería

Carlos Antonio y su esposa Lucila son guatemaltecos, tienen 44 y 33 años de edad, respectivamente, y forman parte de los cientos de migrantes que quedaron varados por la falta del tren en el sureste mexicano. FOTO: Horacio Zamora / EL UNIVERSAL

El pasado 17 de junio, las lluvias provocadas por el huracán Carlotta afectaron el puente ferroviario "Cujuliapan", en Oaxaca, colapsando el paso de "La Bestia", el famoso tren que abordan miles de migrantes en su paso por México. FOTO: Horacio Zamora / EL UNIVERSAL

Carlos y Lucila salieron de su país con sus dos hijos de 10 y 5 años en busca de mejorar su vida. Salieron hace una semana de Tierra Blanca y avanzaron por las vías hasta llegar al Puerto, donde recibieron algunos alimentos FOTO: Horacio Zamora / EL UNIVERSAL

Don Carlos, como le dicen, no tiene uno de sus pies, anda en muletas, lo perdió al caer sobre las ruedas de una máquina en uno de sus viajes a la Unión Americana. FOTO: Horacio Zamora / EL UNIVERSAL

Los dos migrantes piden dinero a quienes pasan por el puerto jarocho; aseguran que no le temen al personal de Migración ni a los policías federales, pero les dan pavor los policías municipales, pues dicen que hace unos días les robaron su dinero. FOTO: Horacio Zamora / EL UNIVERSAL

Ellos ven con optimismo el pasar de los autos en las calles veracruzanas; "si yo fuera mexicano, nunca me iría de este país, aquí hay trabajo y comida", dicen. FOTO: Horacio Zamora / EL UNIVERSAL

Enviar a un amigo