S?bado 26 de septiembre de 2020
 Víctimas y ex templarios entre las autodefensas
El Universal online-Top,Left - Fotogalería

Según pudimos constatar en Tierra Caliente, las autodefensas están integradas por una diversidad de gente que, de alguna manera u otra, ha sufrido desde hace años todo tipo de agravios por parte de Los Caballeros Templarios, grupo criminal contra el que se alzaron FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Hay quien está en ellas porque se cansó de la extorsión FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Quien trabajaba para Los Templarios y se volteó por diversas razones: el cansancio, la perspectiva de que las autodefensas ganarán esta guerra o el instinto de supervivencia FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

También están el pequeño o el gran propietario. Y otros más, porque les gusta "estar en la bola" FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Los motivos para estar en las autodefensas son muchos y variados, en los que durante su recorrido por un gran número de pueblos han conocido infinidad de historias de impunidad FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

A la par, han sido testigos del cariño de los pueblos por los que han pasado, pues los perciben como libertadores FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Pero todos han perdido a un amigo o compañero. La mayoría teme que si pierden esta guerra sus familias sufrirán la venganza del crimen organizado FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Las autodefensas recuerdan de alguna manera, y con toda proporción guardada, a Pancho Villa FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

La mayoría se enroló a partir de un agravio y la necesidad de salvar la vida, como ocurrió con Villa cuando era un adolescente que, tras convertirse en fugitivo por defender a una hermana, se dedicó al robo de ganado FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Pero a pesar de un origen forajido, muchos miembros de las autodefensas se han transformado a través de estos meses de guerra FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Ahora, saber qué imagen pesará más en el futuro la de héroes o bandidos es insondable por el momento FOTO: Jorge Serratos /EL UNIVERSAL

Enviar a un amigo