Jueves 30 de junio de 2022
 Toda una vida en el circo
El Universal online-Top,Left - Fotogalería

En la imagen vemos a tres tigres. No sabemos si, como diría el trabalenguas, están tristes FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Quienes rechazan el uso de animales en espectáculos contestarán afirmativamente, bajo el argumento de que las jornadas extenuantes, los golpes para entrenarlos y el cautiverio los convierten en seres infelices FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Quienes están a favor de ello afirmarán que la fauna circense está bien alimentada, habituada al cautiverio y que estas exhibiciones son prácticamente la única oportunidad para que muchos pequeños vean de cerca e incluso toquen a animales salvajes FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó -el pasado 9 de junio- una iniciativa para prohibir que tigres, caballos, perros, conejos y cualquier animal sea usado en un espectáculo FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

El consejero jurídico local, José Ramón Amieva, reconoció que antes de promulgarla revisarán su constitucionalidad. Ello, porque la regulación de fauna silvestre es de competencia federal FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

El decreto que prohíbe el uso de animales en circos no contempla qué hacer con sus ejemplares pues la mayoría no pueden ser devueltos a la naturaleza FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

En el caso de los circos, desde un principio fue indebido sacar a los animales de su hábitat silvestre y natural FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

La mayoría de estos animales no pueden ser devueltos a la vida silvestre por tres razones básicas: nunca estuvieron en ella, su hábitat actual ha sido destruido y no tienen la capacidad social de integrarse a una vida en libertad. Sacarlos sin más, es condenarlos a la muerte FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Existen alrededor de 2 mil 200 animales en circos FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL

Enviar a un amigo