Jueves 30 de junio de 2022
 1968 Parte II... Personajes y La milicia
El Universal online-Top,Left - Fotogalería

PERSONAJES: En los debates públicos que se hicieron en la UNAM para discutir el movimiento de hace 40 años, destaca este encuentro en la Facultad de Derecho, realizado el 20 de agosto de 1968, donde aparecen futuros líderes del PAN, como Diego Fernández de Cevallos (c) y Jesús González Schmal (d). FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

PERSONAJES: Mítines estudiantiles se dieron todos los días, como éste del 20 de agosto de 1968, donde aparece como orador el ingeniero Heberto Castillo, representante de los académicos en el Consejo Nacional de Huelga, flanqueado por Sócrates Campos Lemus y Marcelino Perelló. FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

PERSONAJES: El regente de la Ciudad de México, general Alfonso Corona del Rosal, intentó día con día justificar la movilización policiaca y militar que se estaba dando esos días aciagos de 1968, que al ser orden presidencial superaba con mucho su autoridad; las inminentes Olimpiadas eran el imperativo de seguridad a resguardar. FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

Para enfrentar a los estudiantes universitarios de 1968 no se usaron ni agentes de inteligencia infiltrados, ni policías de crucero, ni agentes de tránsito. Se echó mano del Ejército mexicano, en una de los episodios más polémicos de la actuación de las Fuerzas Armadas en la historia moderna de México. FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

La escena se volvió común: junto a los camiones, las tanquetas aguardaban amenazantes a los jóvenes que le pedían a sus gobernantes apertura política y nuevas reglas en la vida académica. El virtual estado de sitio, dentro de un contexto democrático aparecía así como un total sinsentido. FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

Ciudad Universitaria fue tomada por los soldados, en un intento desesperado del régimen por contener la inconformidad estudiantil a unos cuantos días de que se inaugurarán, en el estadio que se encuentra al costado de la torre de Rectoría, los Juegos Olímpicos que tanto trabajo y diplomacia había costado traer. FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

Día y noche fue la toma de las instalaciones universitarias. Tanques contra ideas; dos irreconciliables puntos de vista se enfrentaron casi cotidianamente en los pasillos de las escuelas, que se tiñeron de verde olivo. FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

Desfiles intimidatorios de tanquetas por las calles de la ciudad de México fueron la advertencia gubernamental de que el movimiento estudiantil estaba proscrito y formaba parte de un enemigo de guerra interno, que amenazaba la seguridad nacional. La sociedad se partió en dos, entre el apoyo y el rechazo a los jóvenes. FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

Enviar a un amigo