Jueves 30 de junio de 2022
 1968, Parte III... Se cierra el espacio a las protestas
El Universal online-Top,Left - Fotogalería

El 19 de septiembre de 1968 la toma de Ciudad Universitaria por el ejército dio como resultado miles de muchachos detenidos, a los que les fueron confiscados "papeles subversivos", tales como banderas de México y textos de música de protesta latinoamericana FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

En septiembre de hace 40 años el gobierno federal dijo que se le había acabado la paciencia y que sólo mediante la toma de las instalaciones universitarias podía erradicarse de raíz el movimiento; la incursión violó todas las garantías individuales, constitucionales y aún de autonomía universitaria posibles FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

Camiones del Ejército hicieron la guerra a los estudiantes y proscribieron, durante un tiempo, las aulas universitarias por ser nido de revolucionarios, cuando la demanda más arriesgadas del Consejo Nacional de Huelga pedía democracia efectiva en todo México y justicia para todas las personas FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

El rector Javier Barros Sierra, prudente y mesurado en sus acciones, no pudo menos que solidarizarse con los estudiantes ante el atropello cometido por las autoridades federales en contra de la Máxima Casa de Estudios. La pluralidad, la disidencia y la libertad de cátedra fueron acalladas con las bayonetas FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

Confiados en lo justo de sus exigencias, los estudiantes universitarios hacían la "V" de la victoria, confiados en una pronta y favorable solución, de acuerdo a una imagen tomada por el fotógrafo de EL UNIVERSAL, Jorge Soto, encargado de seguir, día a día, lo acontecimientos FOTO: Archivo / EL UNIVERSAL

Enviar a un amigo